Casa Santa Marta, Septiembre 24, 2020

Mr. Robert Ellsberg
Editor
Orbis Books

Read in English

 

Querido hermano,

Gracias por la carta y los libros que me hizo llegar asi como por todos Ios esfuerzos que realiza para sembrar, inclusive "contra viento y marea" una cultura basada en Ia fraternidad. Me uno a Ia acción de gracias por estos primeros cincuenta afios de camino con la confianza que el Padre que ve en lo secrete Ios recompensara (cfr. Mt. 6, 6).

Es reconfortante y esperanzador saber que entre sus prioridades editoriales Ustedes no buscan promocionar solo temas disperses, en boga o interesantes para su difusión, sino que quieren ofrecer un verdadero horizonte de sentido hacia donde transitar; horizonte vital en estos tiempos de pandemia en el que somos capaces de constatar, con mayor claridad, algunos males que ya nos afectaban desde hace tiempo. De toda crisis nunca se sale igual: o salimos mejores o salimos peores, pero nunca iguales; y eso dependera, en gran medida, de la capacidad que tengamos de cultivar - especialmente en las generaciones mas jóvenes - una imaginación que ayude a creer que otra forma de escribir la historia es posible. Tenemos necesidad de recuperar la memoria y darle voz a aquellos que hicieron grande nuestra historia; una historia que es gloriosa porque esta forjada de sacrificios, de lucha cotidiana, de vidas entregadas que creyeron en el suefio de Dios. Cuanto bien me hizo recordar a la sierva de Dios Dorothy Day que encontró en los evangelios y en Ia vida de los santos la fuente de inspiración que marcó toda vida y su misión.

Creo que la lectura, en ese sentido, puede tener un papel preponderante y volverse una brujula que allane el camino, oriente y permita cultivar el espiritu capaz de movilizarse en función de grandes metas que abracen el bien que nos espera a todos. En este sentido, Io aliento a que su trabajo continue con esa dificil pero importante y delicada tarea de acompafiar volumenes que den vuelo al espiritu y ayuden a llegar alli donde se gestan los nuevos relates y paradigmas (cfr. Evangelii Gaudium 74). La salud de una cultura tambien se mide por su capacidad en poner en comun los mejores recurses y despertar los mejores talentos para crear redes de solidaridad que permitan construir creativamente nuevas alternativas a lo que hoy nos afecta.

Le agradezco nuevamente su gentileza y trabajo y le aseguro mi oración por Usted y su familia, que el Senor los bendiga y la Virgen Santa los cuide; y, por favor, no se olvide de rezar por mi.

Fraternamente,
Francisco